Consejos
30.12.2019
Infórmate con nosotros sobre el papel que tiene un abogado en el momento de realizar la compraventa de una vivienda.

Vender o comprar una vivienda puede traer muchos más problemas de los previstos. Sin ir más lejos, durante la burbuja del ladrillo, muchas personas se lanzaron a adquirir propiedades sin pensárselo demasiado. Esto provocó un nivel muy elevado de endeudamiento y muchos ciudadanos se vieron en muchos problemas para hacer frente a su hipoteca. Suena muy negativo, pero lo cierto es que muchos de estos problemas podrían haberse evitado con un abogado. ¡Sigue leyendo nuestro blog y te explicamos por qué!

La principal función del abogado será asesorarte en todo el proceso de compraventa de una vivienda. Muchos son reacios a la hora de contratarlos debido a su alto coste. Sobre todo, si se acumula a la ya abundante burocracia que caracteriza este tipo de procesos: las gestiones de la agencia inmobiliaria, gastos notariales y financieros, impuestos… Es verdad que un letrado te supondrá un mayor gasto, pero también te servirá para evitar muchos imprevistos y poder reaccionar mejor a ellos.

A continuación, te contamos varias razones por las cuales la presencia de estos profesionales es necesaria:

  • Entender mejor los documentos: un simple contrato de señal, una hipoteca o simplemente la propia escritura de compraventa, están repletos de un lenguaje jurídico que es difícil entender en solitario. Si no quieres verte sumido en un mar de términos legales, es mejor que te dejes asesorar.
  • Evita sorpresas innecesarias en las dos partes: se trata de un gestor que puede facilitar las cosas a todos los implicados en la operación. El comprador debe tratar de que la vivienda no tenga cargas, mientras que lo importante para el vendedor es asegurar la solvencia económica del comprador.

 

El proceso y la influencia del abogado

 

  • Contrato de señal: si como comprador, tienes la voluntad clara de adquirir el inmueble, ejecutarías las arras. Es decir, pagarías una pequeña parte del precio a modo de reserva, descontada después del precio final del inmueble. Como te hemos dicho, es importante que averigües si hay alguna carga pendiente. Para ello, deberás ir al Registro de la Propiedad a pedir una Nota Simple. Posteriormente, tendrás que cerciorarte de que no hay pagos pendientes de la comunidad, ni de los tributos municipales (por ejemplo, el IBI).

    En caso de que existan cargas, se podría fijar el precio en función a éstas. Imagina que tienes pensado comprar tu casa por 130.000 euros, pero descubres una deuda de 10.000 euros. En ese caso, podrías pagar 120.000 y, a cambio de esa rebaja, satisfacer el pago de esa deuda. Por otro lado, si el inmueble es viejo, es recomendable contar con un arquitecto que valore su estado. El abogado podría encargarse de este proceso.

  • Préstamo hipotecario: el abogado nos puede asesorar para que podamos obtener las mejores condiciones (tipos de interés, comisiones de apertura, plazos... ) y asegurarnos además de que éstas se cumplan. Es frecuente que aparezcan productos financieros ligados a la hipoteca, como pueden ser el seguro de hogar, el seguro de vida o incluso coberturas CAP (que limitan la subida del tipo de interés). Todo esto debe ser analizado también por el experto.

  • Escritura de compraventa: esta escritura está plagada de terminología jurídica. La presencia del mediador asegura en este caso el complimiento de varias funciones: la solicitud a la notaría, la revisión de los borradores y la asistencia el día de la firma a su cliente por si hubiera imprevistos, dudas o sugerencia.

Si quieres vender casa y tienes dudas, en Housell te ayudamos a resolverlas. Llamanos gratis al 900 622 160 y habla con nuestros expertos.

Artículos relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más informaciónpulsando aquí