07.02.2019
Housell
Un seguro puede darte tranquilidad y estabilidad en tu día a día, pero... ¿Realmente es obligatorio contratar un seguro de hogar? Te lo contamos todo en este artículo.

Si alguna vez te has preguntado si es obligatorio contratar un seguro del hogar, ¡tenemos la respuesta! No.

Es perfectamente posible tener una vivienda y carecer de un seguro del hogar que ampare cualquier siniestro en nuestra casa. Aunque esto puede suponer un riesgo elevado, también significa un ahorro para los más valientes.

¿Cuándo es obligatorio contratar un seguro de hogar?

A pesar de todo, hay ocasiones en las que sí es obligatorio contratar un seguro de hogar. Tendrás la obligación de hacerlo si vas a contratar una hipoteca.

Los bancos piden la contratación de un seguro del hogar como requisito imprescindible para conceder una hipoteca. De este modo pueden cubrirse de cualquier desastre eventual.

¿Por qué contratar un seguro de hogar?

Ahora bien, que no sea obligatorio contratar un seguro de hogar no implica que no lo debamos tener. Siempre es recomendable estar amparado por un seguro que cubra cualquier contratiempo.

La vida cotidiana está repleta de eventos que no podemos controlar, como:

  • La rotura de una tubería que genere goteras en el piso de abajo.
  • Un incendio que cause daños en nuestra casa y en la de los vecinos.
  • Una inundación por culpa de algún electrodoméstico o por dejarse el grifo abierto.
  • El fundido del sistema eléctrico por sobrecarga.
  • El robo de alguna de tus pertenencias.

Y estos son solo unos pocos ejemplos de lo que podría pasar. Por eso se recomienda tener un seguro de hogar, ya que, en caso de no tenerlo, seremos nosotros mismos quienes paguemos las consecuencias económicas de todos los daños.

Características de un buen seguro de hogar

Cuando contratamos un seguro multi-riesgo protegemos nuestra vivienda en tres apartados diferentes:

  1. Continente: corresponde al edificio o estructura de la vivienda, así como sus instalaciones. Esto incluye garajes, zonas comunes, trasteros e incluso antenas de televisión. Es importante tener presente que, si se asegura por un valor inferior al de los bienes, la indemnización será proporcional. Por ejemplo, si tu seguro cubre reparaciones hasta un coste de 1.000€, tendrás que pagar cualquier cosa que supere ese precio.
  2. Contenido: lo forman los muebles, electrodomésticos, equipos electrónicos y cualquier objeto de uso personal. Existen seguros de hogar que cubren el robo de pertenencias (como un portátil) aunque se cometa el hurto fuera de casa. En este apartado se excluyen vehículos de motor, animales o plantas. Para cubrir este tipo de elementos tendrás que contratar otro tipo de seguros.
  3. Responsabilidad civil: cubre daños materiales, personales y perjuicios económicos causados a terceros. Por ejemplo, los producidos por animales domésticos a los elementos de la comunidad de vecinos. Si, además, el seguro incluye defensa jurídica, tendrás amparo en ciertos gastos judiciales.

Eso es todo lo que necesitas para saber cómo proteger tu hogar y el de tu familia. En el caso de que aún no hayas encontrado una casa a tu medida, llámanos 900 622 160 y en Housell te ayudaremos a buscarla.

 

Artículos relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más informaciónpulsando aquí