13.11.2017
Housell
Te contamos todo los que tienes que saber sobre el Impuesto de Plusvalía, desde qué es y cómo se calcula, hasta las excepciones a su pago
El Impuesto de Plusvalía es un impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana que se aplica cuando se vende o dona un inmueble. Un tributo que aporta más de 2.000 millones de euros a los ayuntamientos.

Con el paso de tiempo, tanto los pisos como locales y demás inmuebles urbanos, se revalorizan. Desde que compras o adquieres una vivienda hasta que la vendes, es muy probable que el piso haya aumentado de valor.

Aquí entra en escena, el Impuesto de Plusvalía como encargado de gravar precisamente esa diferencia entre el precio al que compraste y al que lo vendes pasados unos años. Si por el contrario, no hay ninguna ganancia en esta transacción, no hay plusvalía.

El plazo para la presentación se cuenta a partir de la fecha en la que se produzca el devengo. A los 30 días si es una compra o donación y a los 6 meses si es “mortis causa”.

¿Cómo se calcula el Impuesto de Plusvalía?


La base imponible de este impuesto se calcula teniendo en cuenta varios factores:

1- El valor catastral del suelo. Es el principal dato a tener en cuenta. Lo puedes encontrar en el recibo del IBI o en el Catastro de la vivienda.

2- El número de años desde que adquieres el inmueble hasta que lo vendes.

3-La ubicación de la vivienda. Ya que todo depende de la ordenanza fiscal reguladora del impuesto del municipio en dónde esté situado el bien inmueble.

Con todos estos datos, además de con el coeficiente de incremento o tasa de revalorización y el tipo impositivo establecido por el ayuntamiento se calcula el importe que a pagar.

Como excepción, si han pasado menos de 20 años entre la compra del inmueble hasta el momento de la transacción, el impuesto a pagar irá en aumento. Por el contrario, pasados esos años la cantidad será fija.

impuesto de plusvalía


*Foto: Trent Erwin

Sujetos pasivos de este impuesto

  • En el caso de que la transmisión sea a título gratuito por regalo o donación. El sujeto pasivo será el adquirente del terreno o la persona a favor de la transacción.
  • Si por el contrario, la transacción se realiza a título no gratuito a cambio de dinero. El sujeto pasivo será el que transmite la vivienda o la persona constituyente.

Excepciones al pago de la plusvalía

1- Cuando uno de los cónyuges realiza una aportación de bienes y derechos en favor de la sociedad conyugal.

2- Las transmisiones que se hagan a los cónyuges en pago de sus haberes comunes.

3- En el caso de que se realice una transmisión de los cónyuges a favor de sus hijos en cumplimiento de sentencias: en nulidad, separación matrimonial o divorcio.

4- Si la transmisión es de bienes declarados de interés cultural o delimitados como conjunto histórico-artístico. Y si uno de sus propietarios ha sido el encargado de obras de conservación o mejora.

5- Cuando la obligación de satisfacer dicho impuesto recae sobre: el Estado, las Comunidades Autónomas y Entidades Locales.

Cuando vendemos un inmueble, así como cuando lo compramos, nos enfrentamos a una infinidad de gastos de los que no tenemos conocimiento hasta que no llega el momento de ejecutarlos. En Housell, ayudamos al vendedor con todos los trámites legales para que no se le escape la letra pequeña. Llámanos 911446082 y ante cualquier duda, consultanos. ¡Sin compromiso!
Artículos relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más informaciónpulsando aquí