05.02.2019
Housell
¿Quieres montar una casa rural y no sabes cómo? Te contamos todo lo que necesitas saber para reformar una casa y convertirla en el destino turístico de moda.

¿Acabas de heredar una casa en un pueblecito con encanto? ¿Estás pensando que sería ideal como casa rural, pero no tienes ni idea de cómo convertirla? ¿O quieres iniciarte en el turismo rural, pero no sabes cómo elegir la casa perfecta? Sea cuál sea tu situación, te explicamos cómo hacer una casa rural paso a paso.

Formas de conseguir una casa rural

Hay tres caminos para adentrarse en el turismo rural:

  • Heredar o comprar una casa y convertirla en casa rural.
  • Rehabilitar un alojamiento rural ya existente.
  • Participar en los concursos que promueven los Ayuntamientos para adjudicar sus casas rurales.

¿Es mejor convertir una casa en rural o comprar una?

Has de valorar si te compensa económicamente comprar una casa y convertirla en casa rural o invertir directamente en un alojamiento rural que ya esté montado.

Una información que te será muy útil para tomar esta decisión es consultar el catastro para comprobar si la vivienda que quieres se puede destinar a uso turístico. No obstante, un estudio de viabilidad económica y técnica es la manera más sencilla para resolver todas las dudas que te surjan a la hora de escoger una casa o saber cómo reformar una casa rural.

¿Dónde es mejor montar una casa rural?

Una casa rural es una buena opción de negocio en estos momentos, sobre todo en zonas como:

  • Castilla y León.
  • Castilla-La Mancha.
  • Cataluña.
  • Asturias.
  • Andalucía.

Estas son las comunidades autónomas donde más casas rurales buscan los turistas. Pero antes de lanzarte a esta aventura empresarial, es muy importante que analices el enclave donde tienes pensado montar tu casa rural, pues será una elección crucial para que el negocio tenga éxito.

Según el Instituto de Desarrollo Comunitario, una casa rural debe:

  • Estar aislada o en un municipio con menos de 1.500 habitantes, aunque este número varía según la regulación de cada comunidad.
  • Situarse en medio de un paraje natural y cerca de lugares con patrimonio histórico y cultural.
  • Tener buena accesibilidad.

Permisos para hacer una casa rural

Una vez elegida la casa, tendrás que adentrarte en el papeleo, que será más largo o más corto según tus circunstancias.

Si vas a reformar la casa:

  1. Debes comenzar por pedir permiso al Ayuntamiento. En caso de ser una obra pequeña, bastará con presentar un proyecto básico para conseguir la licencia de obra menor.
  2. Sin embargo, si vas a llevar a cabo una remodelación importante, tendrás que solicitar la licencia de obra mayor y también necesitarás un visado del Colegio de Arquitectos. No olvides consultar los requisitos que se exigen en cada zona para adaptar la casa a todos ellos, si no, no te concederán el resto de permisos.

Una vez reformada:

  1. Debes cambiar la calificación de la vivienda para que pase a ser considerada alojamiento rural (si previamente no lo era). Para ello, has de solicitar la licencia de casa rural a la Consejería de Turismo de la comunidad autónoma correspondiente. La Cámara de Comercio puede orientarte en el trámite y hasta presentar el proyecto por ti.
  2. También deberás pedir la licencia de apertura al Ayuntamiento. Sus técnicos comprobarán que la casa rural cumple con todos los requisitos, y si te dan el visto bueno, abonarás las tasas para la obtención de la licencia. Este paso puede demorarse varios meses, dependiendo de la carga de trabajo del Ayuntamiento en cuestión. En algunos exigen estar empadronado en el municipio.
  3. Otro paso ineludible para emprender en el turismo rural es que te conviertas en una persona jurídica, ya sea como autónomo o como sociedad limitada.
  4. Asimismo, debes dar de alta la casa rural en Hacienda y catalogarla como alojamiento rural.
  5. No está de más que la des de alta en el Instituto de Turismo, para que la Guardia Civil y la Policía Local sepan de tu actividad, por si en cualquier momento requieres su ayuda.

¿Cuánto cuesta reformar una casa rural?

Si ya eres el propietario del inmueble o del terreno, la cantidad de dinero necesaria para poner en marcha la casa rural se reducirá. Sin embargo, la inversión para reformar una casa rural puede llegar a ser elevada.

Según los datos que maneja la Asociación Española de Turismo Rural (Asetur), la inversión media está entre los 150.000€ y los 200.000€, aunque puede superar los 300.000€, según la envergadura del proyecto que tengas en mente. Generalmente, se tardan unos 10 años en recuperar el dinero, por lo que se plantea como una inversión de rendimiento medio. También es importante anotar que reformar una casa revaloriza su precio de venta hasta un 20%.

Los bancos se resisten a financiar estos proyectos y suelen exigir más a este tipo de emprendedores. No obstante, puedes optar por sus líneas financiación a autónomos y pymes.

Ayudas para montar una casa rural

Tanto las Comunidades Autónomas como los Ayuntamientos ofrecen ayudas para financiar los proyectos de turismo rural. Esto se debe a que son una buena forma de reactivar los municipios pequeños.

En ocasiones, las subvenciones exigen que la casa rural lleve funcionando al menos dos años. En tu caso, que aún no has inaugurado tu casa rural, deberás comprometerte a mantener la actividad durante un periodo de cinco a diez años.

Reformas para hacer una casa rural

Un requisito de las casas rurales es que tengan una arquitectura de cierta antigüedad. Así que cuanto mayor sea la antigüedad de la vivienda y más tradicional su arquitectura, más fácil será que la transformes en una casa rural.

La clave está en que hagas resaltar la estructura original de la casa que le da ese toque rústico tan especial. Por tanto, es importante mantener o restaurar (no sustituir) elementos como:

  • Vigas de madera.
  • Muros de piedra.
  • Chimeneas.
  • Tejados originales.

Tendrás que prestar especial atención a la fontanería de la casa. Si es muy antigua puede que la temperatura o la presión no sean las adecuadas. Además, debes asegurarte de que ninguna parte de la instalación sea de plomo, ya que es tóxico.

Otras recomendaciones a la hora de reformar una casa rural son:

  • Poner ventanas con cristales térmicos y acústicos.
  • Instalar aislantes térmicos en paredes y suelos.
  • Disponer las habitaciones, la cocina y las zonas comunes en las partes de la casa que mejor aprovechen la energía según su orientación hacia el sol.
  • Crear una entrada (hall o porche techado) con suficiente espacio para que se puedan dejar bicicletas, equipamiento deportivo, maletas, etc.
  • A ser posible, incluir un garaje amplio y cerrado.

Materiales para dar un toque rural a una casa

Uno de los secretos para enamorar a los clientes es una decoración acogedora, con el encanto de la arquitectura típica de la zona.

Las maderas bastas y la piedra natural son los materiales para hacer una casa rural con solera. En la decoración de cojines, alfombras o mobiliario no pueden faltar fibras vegetales, como lino, ratán o esparto. En las paredes, se recomienda poner algún cuadro que recree la historia y las tradiciones del pueblo.

En cuanto a la paleta de colores, las tonalidades cercanas a la naturaleza, como ocres y verdes, son las más recomendables para potenciar el aspecto rústico. Incluso puedes recuperar muebles antiguos para crear una atmósfera vintage. Bien escogidos y en su justa medida, dotarán a tu casa rural de gran personalidad.

 

BannerValoracion

Requisitos para hacer una casa rural

En cualquier caso, cuando te plantees cómo reformar una casa rural, deberás tener en cuenta los requisitos indispensables que se exigen a este tipo de alojamientos:

  • Una capacidad mínima de 4 personas y máxima de 20 personas.
  • Una superficie mínima de 6 metros cuadrados en las habitaciones individuales y de 12 metros cuadrados en las habitaciones dobles, con mobiliario suficiente y en buen estado (cama con un punto de luz cerca, mesilla de noche, silla y armario).
  • Cuarto de baño completo con agua caliente y fría por cada cuatro plazas, como mínimo.
  • Teléfono y un listado a la vista de los teléfonos básicos de la localidad, de emergencias y del responsable del establecimiento.
  • Electricidad.
  • Un buen sistema de climatización. Calefacción, si está en un entorno de bajas temperaturas, y aire acondicionado, si la ubicación es muy calurosa, además de ventilación directa.
  • Botiquín de primeros auxilios y extintor visible, señalizado y de fácil acceso en una zona común.
  • Luces y salidas de emergencia.

Precauciones al montar una casa rural

Al igual que cualquier vivienda, has de tener un seguro para el continente y el contenido de tu casa rural. También deberás contar con un seguro de responsabilidad civil para ti, como gestor del negocio. Es aconsejable que el seguro contemple una cobertura por actos vandálicos, pues nunca se sabe qué clientes se van a hospedar y es mejor curarse en salud.

A título personal, tú deberás tener en orden todos los permisos y licencias que te hemos señalado anteriormente. Además, estás obligado a informar por escrito de los peligros del entorno:

  • Pozos, rápidos con fuerte corriente, etc.
  • Barrancos, zonas con desprendimientos, etc.
  • Animales salvajes, vegetación venenosa, etc.
  • Clima poco predecible (nevadas o granizo).
  • Cotos de caza.

También debes señalizar debidamente los riesgos que haya dentro de la parcela de tu propiedad y tomar todas las medidas de protección a tu alcance (vallados, cerraduras, etcétera).

Te será de gran utilidad tener un libro de registro en el que incluir los datos personales de tus clientes (nombre, DNI, correo electrónico y teléfono). Servirá tanto para identificarlos en caso de algún incidente o eventualidad, como para establecer campañas de fidelización. Pero no olvides cumplir con la normativa de protección de datos.

Consejos para hacer que una casa rural funcione

Si has optado por comprar una casa que ya era alojamiento rural, has de plantearte cómo hacer que la casa rural que anteriormente no ha funcionado se vuelva rentable.

Puede ser que esta no fuese lo suficientemente atractiva para los clientes, por lo que tendrás que replantear la estrategia de negocio.

Un punto fundamental para triunfar con tu casa rural es el capital humano, así que elígelo bien. Busca trabajadores que disfruten del medio rural, del trato con el público y, a poder ser, que conozcan la zona al dedillo. Si, además, tienen conocimientos de turismo, mejor que mejor, porque te ayudarán a encauzar tu estrategia empresarial.

De igual manera, piensa bien qué actividades vas a ofrecer. Además de un entorno natural y tranquilo, los turistas rurales buscan escapar de la rutina. Las opciones son infinitas:

  • Actividades deportivas (rafting, senderismo, cicloturismo...).
  • Servicio de masajes y spa.
  • Experiencias gastronómicas con vinos y productos típicos de la tierra.
  • Packs de escapadas románticas, planes en familia, actividades para grupos de amigos, etc.

Tú eliges cuáles se adaptan mejor a tu casa rural. Después solo tendrás que contratar a personal cualificado o aliarte con empresas de la zona que ofrecen ese tipo de actividades.

Y no te olvides del mantenimiento de las instalaciones, la limpieza y la cocina, indispensables para que los clientes estén a gusto en tu casa rural.

Ofrecer un servicio de calidad te puede garantizar una ocupación media del 40%, pues los clientes satisfechos suelen volver periódicamente y recomendarte a sus conocidos.

¿Cómo conseguir clientes en una casa rural?

Tras la reforma llega la parte más importante: conseguir que los clientes encuentren tu casa rural. Para lograrlo lo primero que hay que hacer es crear un sitio web. El 90% de los turistas buscan su alojamiento rural por Internet, por lo que este paso es crucial. En ella deberás mostrar claramente:

  • Las características de la casa rural y sus instalaciones.
  • Información sobre la localización y cómo llegar por transporte público o privado.
  • Buenas fotografías de la casa y del entorno.
  • Un listado de los precios y los servicios que ofreces.
  • Un apartado dedicado a las actividades y lugares más interesantes de la zona.
  • Información de contacto disponible a un clic desde cualquier parte de la web.
  • Botón de reserva y un sistema seguro e intuitivo de compra online.

Así los clientes no tendrán ningún problema a la hora de informarse y hacer sus reservas. Además, se recomienda complementar la web con una buena estrategia en redes sociales. Publicando con frecuencia y con contenidos de calidad atraerás a clientes de una forma mucho más cercana. Además, así podrás saber quién te sigue y mejorar tu estrategia de cara a ese público.

También es conveniente que contactes con buscadores de turismo rural, agencias de viajes, guías turísticas y webs del Gobierno autonómico y del Ayuntamiento, para que anuncien tu casa rural.

Por último, también te ayudará a darte a conocer formar parte de la Asociación Española de Turismo Rural o de cualquier otra asociación de propietarios de la región y acudir a las ferias de turismo y promociones autonómicas.

¿Cómo hacer una casa rural y triunfar?

Con una buena elección del enclave, una oferta de actividades y servicios que te desmarquen de la competencia, una decoración acogedora y visibilidad en Internet, montar una casa rural puede ser una opción ideal de negocio familiar.

Si estás buscando dónde comprar una casa rural, en Housell contamos con expertos del sector que te ayudarán en todo el proceso y sin que tengas que pagar comisiones de inmobiliaria.

Artículos relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más informaciónpulsando aquí