14.12.2018
Housell
¿Acabas de heredar una vivienda y no sabes cuáles son los pasos a seguir? Este artículo te cuenta todo lo que tienes que saber sobre el Impuesto de Sucesiones

Cómo afecta el Impuesto sobre Sucesiones a la venta de una casa

Si has heredado una casa recientemente, es importante que conozcas todos los entresijos y claves del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

La razón es que heredar una vivienda puede ser una bendición en algunos casos pero en otros suponer muchas desventajas. Te contamos qué es el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, cómo hacer los trámites y cuáles son los gastos que implica la venta del inmueble.

¿Qué es el Impuesto de Sucesiones y Donaciones?

El Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones es una tasa directa que debe pagar la persona (o personas) que herede o reciba una vivienda. El importe que hay que pagar es diferente en cada Comunidad Autónoma (varía entre el 7,65% y el 34%), aunque hay una serie de rasgos generales:

  • Es un impuesto personal e intransferible para los herederos o receptores.
  • Hay que pagarlo en los primeros 6 meses desde que se hace efectiva la herencia. No obstante, es un impuesto subjetivo. Esto es una ventaja ya que se tendrán en cuenta tus circunstancias personales. Por ejemplo, en algunas comunidades hay deducción por parentesco.
  • Es un impuesto progresivo (a mayor valor de la casa, más habrá que pagar) y directo (se aplica sobre tus bienes e ingresos).
  • El Impuesto sobre Sucesiones se pagará en el lugar de residencia del fallecido. Esto implica que, aunque heredes una casa situada en Barcelona, si el anterior dueño vivió en Madrid durante los últimos años, pagarás el impuesto de sucesiones aplicado en Madrid.

Cómo prorrogar el pago del Impuesto sobre Sucesiones

En algunos casos, puede que no dispongas del tiempo suficiente para pagar el Impuesto de Sucesiones antes de vender una casa. Por ello, se puede prorrogar el pago de este tributo.

Para hacerlo, hay que solicitar la demora en la Agencia Tributaria. El plazo para pedirla es de 5 meses como máximo desde la defunción. Con ello, te darán otros 6 meses para realizar el pago, teniendo, en total, 1 año para pagar.

Sin embargo, es importante destacar que se aplicará el Interés de Demora sobre el Impuesto de Sucesiones. El Interés de Demora es un valor fijo que se establece cada año cuando el Estado aprueba los presupuestos.

Como en 2018 no se han aprobado los presupuestos, se toma la cifra del año anterior: 3,75%.

Por ejemplo, en caso de solicitar una prórroga al haber heredado una casa por valor de 100.000€ y un Impuesto final sobre Sucesiones del 10%, tendremos que hacer el siguiente cálculo:

  • El 10% de 100.000€, es decir, 10.000€.
  • El 3,75% de 10.000€, es decir 375€.
  • Tendremos que pagar 10.375€.

¿Cómo vender una casa heredada?

Para vender una casa heredada hay que seguir los siguientes pasos:

  1. Ir a la notaria: Debemos ir ante el notario con las escrituras del piso, el testamento donde se nombra al heredero y el certificado de defunción. Allí habrá que formalizar la adjudicación de la herencia. Es un proceso sencillo en el que el notario te asesorará sin problemas. Al hacerlo, se cambiará la titularidad de la casa.
  2. Liquidar el Impuesto de Sucesiones: Cuando se ha formalizado la escritura de la adjudicación de herencia hay que presentar el Impuesto de Sucesiones en Hacienda. No tendrás que pagarlo en el momento, pero tendrás un plazo de 6 meses desde la defunción o hasta 1 año si decides prorrogar el pago.
  3. Liquidar la plusvalía municipal: Junto al Impuesto de Sucesiones, deberás presentar también el pago de la plusvalía municipal. Este pago se refiere a cuánto ha aumentado el valor del suelo desde que su anterior dueño compró o heredó la casa.
  4. Tasar el valor de la casa: Para poder pagar ambos impuestos, la Consejería de Economía y Hacienda de la Comunidad Autónoma en la que esté el inmueble valorará la casa. Es decir, determinará el precio del inmueble y del suelo en el momento del fallecimiento de la persona y los impuestos que hay que pagar.
  5. Ir al Registro de la Propiedad: Allí deberás inscribir la casa a tu nombre.

Una vez la casa esté registrada a tu nombre, podrás venderla sin problemas. Se recomienda hacer esto en el plazo de 6 meses desde la fecha de defunción para obtener beneficios fiscales. Si vendes el piso por menos de lo que vale en ese tiempo, no tendrás que pagar ninguno de los impuestos mencionados. Si lo haces más adelante, podrás reclamar su devolución.

Si has heredado una casa y estás pensando en venderla, en Housell contamos con profesionales que pueden asesorarte en todo el proceso. No solo te aconsejarán sobre cómo obtener los mayores beneficios fiscales en la operación, sino que también te ahorrarás los gastos de gestoría y de inmobiliaria al vender la casa ¿a qué estás esperando?

 

Artículos relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más informaciónpulsando aquí