30.01.2019
Housell
La cédula de habitabilidad es un documento necesario para la compraventa de casas en algunas Comunidades Autónomas, te contamos todo sobre ello en este artículo.

¿Qué es la cédula de habitabilidad?

La cédula de habitabilidad es un documento de administrativo que acredita que una vivienda cumple las condiciones mínimas de habitabilidad que establece la Ley de la Vivienda. Tener este documento al día significa que el inmueble es apto para ser destinado a vivienda.

A lo largo de este artículo te desgranamos de forma sencilla todos los requisitos y funciones que tiene la cédula de habitabilidad.

¿Cómo se obtiene la cédula de habitabilidad?

El documento lo expide el ayuntamiento de cada localidad y para conseguirlo necesitas un informe técnico de un arquitecto o ingeniero que corrobore que tu vivienda cumple con la normativa.

¿Qué contiene una cédula de habitabilidad?

La cédula de habitabilidad incluye la siguiente información sobre la casa:

  • Tipo de vivienda: unifamiliar o plurifamiliar.
  • Datos sobre la ubicación: localidad, código postal, dirección completa y referencia catastral.
  • Superficie útil: el espacio que está destinado al uso de la vivienda y que no es parte de la estructura de la casa.
  • Estancias y espacios de la vivienda: señalados con letras, se diferencian el comedor (M), las habitaciones (H), la cocina (C), los baños con ducha (CH) y otros espacios como el recibidor o un trastero (AP).
  • Ocupación máxima: 1 persona por habitación (5 m2), 2 personas (8 m2), 3 personas (12 m2), o 2 personas en casas sin habitaciones.
  • Nombre del técnico solicitante.
  • Decreto: que regula las condiciones mínimas de habitabilidad.
  • Periodo de validez del documento.
  • Oficina de registro y validación.

Además, el documento también indica si se trata de un duplicado o de la cédula original.

¿Para qué se necesita la cédula de habitabilidad?

La cédula de habitabilidad es necesaria para:

Actualmente todas las viviendas se construyen siguiendo los requisitos vigentes, por lo tanto, una vivienda nueva no necesita la cédula, se entrega con las escrituras del piso (licencia de primera ocupación).

¿Qué Comunidades Autónomas exigen la cédula de habitabilidad para comprar una casa?

Las Comunidades Autónomas que sí exigen la cédula de habitabilidad son:

  • Asturias.
  • Baleares.
  • Cantabria.
  • Cataluña.
  • Extremadura.
  • La Rioja.
  • Murcia.
  • Navarra.
  • Valencia.

Por el contrario, las que no la exigen son:

  • Andalucía.
  • Aragón.
  • Castilla y León.
  • Castilla-La Mancha.
  • Galicia.
  • Madrid.
  • País Vasco.

En ellas se ha suprimido la cédula de habitabilidad con el fin de eliminar la duplicidad de controles por parte de distintas Administraciones Públicas. Es probable que muchas otras Comunidades Autónomas hagan lo mismo en unos años ya que facilita el proceso de compraventa.

¿Qué duración tiene la cédula de habitabilidad?

En viviendas antiguas, la cédula caduca a los 10 o 25 años, dependiendo de la localidad y del tipo de cédula. Para renovarla y conseguir la cédula (o licencia de segunda ocupación) es posible que se tengan que hacer reformas para que la vivienda cumpla con los requisitos.

¿Qué dice la normativa sobre la cédula de habitabilidad?

El Artículo 26 (Ley 18/2007, de 28 de diciembre, del derecho a la vivienda) es que establece todo sobre la cédula de habitabilidad. Te señalamos lo más importante:

  • La cédula acredita que una vivienda cumple las condiciones de calidad establecidas y que es apto para ser destinada a residencia.
  • En cualquier venta, alquiler o cesión de uso es necesario acreditar que la vivienda cumple condiciones de calidad.
  • Las empresas suministradoras de agua, luz, gas, telecomunicaciones y otros servicios deben exigir la cédula para permitir la contratación.
  • La cédula distingue niveles de exigencia entre viviendas de nueva construcción y de segunda mano.
  • Perder las condiciones mínimas de habitabilidad implica que hay que renovar la cédula. Para ello habrá que hacer las reformas o reconstrucciones necesarias.
  • Las viviendas con actividades económicas se consideran viviendas, por tanto requieren cédula de habitabilidad.

 

Papel de los notarios y registradores

Antes de autorizar un acto de compraventa de una vivienda, el notario y el registrador deben exigir el cumplimiento del artículo 132 (requisitos para transmitir o ceder el uso de viviendas). Te resumimos los puntos clave:

  • La vivienda tiene que tener una cédula de habitabilidad vigente que se entregará al nuevo dueño.
  • Esta transacción no es necesaria si la vivienda será derribada o reconstruida o cuando no se vaya a utilizar como vivienda.
  • El edificio tiene que tener un libro del edificio.
  • El vendedor que transmite la vivienda antes de los 10 años de vigencia de la cédula de habitabilidad debe garantizar que la vivienda será habitable hasta que finalice el plazo.

Documentos para comprar una casa

Comprar una casa supone dedicar mucho tiempo en asuntos burocráticos y de papeleo. Por eso, si necesitas ayuda, en Housell contamos con un equipo de expertos que te asesorará durante todo el proceso de compra-venta.

Artículos relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más informaciónpulsando aquí