01.07.2019
¿Estás pensando en cómo revalorizar tu casa antes de venderla? Te explicamos la diferencia entre reforma y rehabilitación para que puedas decidir cuál necesitas.

A la hora de arreglar un inmueble, se utilizan mucho dos términos: reforma y rehabilitación. Parece que significan lo mismo, pero en realidad son diferentes. ¿Quieres vender tu casa y sacar mayor provecho económico? Te ayudamos para que distingas ambos conceptos y decidas qué es lo que te viene mejor.

Reforma y rehabilitación

Una reforma implica el cambio, modificación o sustitución de los acabados, instalaciones, tabiques o demás elementos, respondiendo a razones estéticas, casi nunca funcionales. Si tu casa está bien conservada, pero por motivos de gusto personal quieres renovarla, estarás ejecutando una reforma. Esta opción puede incluir la reparación o recolocación de ciertos tabiques y muros. Sin embargo, no deberías tocar el muro de carga, puesto que se trata de un pilar fundamental del inmueble.

Si tu casa está en mal estado y algunos elementos tienen una necesidad real de reparación, necesitas una rehabilitación. Esta se realiza por necesidades funcionales e implica un riesgo real para las personas. Por tanto, la obra es imprescindible para eliminar el riesgo y asegurar la vida de los moradores. En ese caso, puede trascender más allá de la vivienda y que todo su edificio se vea afectado.

Otra forma muy fácil de identificar la diferencia es la dimensión de los trabajos. En el caso de una reforma, casi siempre se relaciona con habitáculos pequeños (salón, baño, cocina). Cuando se aplica la rehabilitación, el terreno implicado suele ser mucho mayor (fachada completa, edificación o incluso construcciones amplias como puentes o carreteras).

 

 

Si aún tienes dudas, puedes observar la diferencia mediante el permiso de obra empleado (menor o mayor). El primer caso se pide en reformas (catas, arreglos pequeños), que no necesitan presupuesto ni requieren de una complejidad técnica elevada. Esta autorización debe solicitarse con anterioridad al comienzo de las obras y se trata de un trámite ágil con límite temporal que caduca (salvo caso de prórroga o aplazamiento).

Cuando estas tareas pasan a afectar elementos comunes, se requiere el permiso de obra mayor, propio de rehabilitaciones. Debes pedirlo en el Ayuntamiento de tu localidad y con anterioridad al comienzo de las obras. En este caso, las gestiones serán más engorrosas. Necesitarás a un arquitecto, un informe técnico, estudio de seguridad y salud, prevención de incendios, etc.

30.06 - Reforma o rehabilitación 2

Reforma o rehabilitación: ¿qué debo aplicar en mi vivienda antes de venderla?

Es más fácil sacar rentabilidad por una vivienda si está en perfecto estado. Está claro que debes acometer medidas para mejorarla si presenta algún problema, pero antes de ejecutar esas modificaciones, es conveniente que te pongas en contacto con una empresa especializada. Sus profesionales sabrán cómo asesorarte y lo primero que ejecutarán será un análisis del espacio disponible. De esta forma, tratarán de buscar la forma idónea de renovación de la vivienda, para que puedas revalorizarla en el mercado.

Consejos para reformar una casa con éxito 

Lo único que necesitan la mayoría de inmuebles es un lavado de cara. De esta forma, hasta la casa menos agraciada brillará con luz propia.

  • Redistribuye: cambia el orden establecido, mueve los salones y los muebles. Verás cómo notas la diferencia.
  • Reforma los baños y la cocina: cambia los azulejos, su decorado y convierte tu viejo inodoro en una estancia cómoda y acogedora. Además, son las estancias menos costosas de cambiar.
  • Optimiza tus recursos: no gastes más de lo que tienes ni tires la casa por la ventana. Una consulta previa con expertos podría ahorrarte varios cientos de euros.
  • Colorido: a nadie le gusta una casa apagada. El color transmite emociones y sentimientos. ¡Conviértelo en una parte central de la casa! Pinta las paredes y no te dejes ni un hueco sin un toque de pincel.
  • Piensa antes de hacer nada: piensa bien qué quieres lograr y, si hace falta, pide consejo. No lo hagas de forma improvisada, pues lo más probable es que salga mal.

Si quieres vender tu casa, en Housell te ayudamos y te asesoramos. Llama al 900 622 162 para descubrir como ahorrarte las comisiones inmobiliarias.

Artículos relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más informaciónpulsando aquí