Compraventa
26.11.2020
¿Pensando en vender un piso de segunda mano? En Housell te contamos los trámites necesarios y algunos consejos para que tu venta sea efectiva.

Si quieres vender tu piso de segunda mano, deberás elaborar un plan adecuado a las circunstancias. Quizá quieras cambiar a otra ciudad, mudarte al extranjero u obtener un poco de dinero en efectivo para pagar tus deudas. Sea lo que sea, te enfrentarás a diversos trámites y dificultades. Si afrontas esta operación sin información, podría ser bastante agobiante. ¿Abrumado? No te preocupes, porque si consultas Housell podrás afrontarlo con seguridad. ¿Estás preparado?

La compraventa de un piso no está exenta de riesgos (impuestos impagados, reclamaciones por desperfectos....) y por ello, deberás cubrir bien todas estas posibles situaciones. A continuación, te damos claves para que puedas vender con seguridad un piso de segunda mano:

  1. Asegura la cédula de habitabilidad: con este documento conviertes tu piso en habitable. Se obtiene cuando la vivienda cumple las condiciones mínimas de salubridad e higiene. A ver, salvo hecatombe, lo normal es que tu vivienda cumpla estos requisitos. En casos extremos (si no acudes a tu hogar durante años), puede que tengas que realizar alguna reforma adicional para asegurar la cédula. Su periodo de vigencia comprende entre los 10 y los 25 años y depende del año de construcción de la vivienda (desde 2014).
  2. Fija el precio de venta: toda operación inmobiliaria está pensada para obtener una rentabilidad. Se trata de obtener el precio de salida y si éste es negociable o no. Imagina que quieres vender una vivienda por 200.000 euros y arrojas un margen de negociación del 10%. Esto es, podrías aceptar contraofertas hasta 180.000 euros. ¿Ahora, bien cómo sabes este precio ideal?

En este caso, lo mejor es que contactes con expertos. En Housell tenemos un equipo completo disponible para ti. Los mejores asesores, tasadores y publicistas para que puedas valorar, vender y publicitar tu anuncio con la mayor seguridad. Queremos que aproveches la operación y de paso, puedes dar lustre a tu cuenta bancaria. Nunca viene mal y menos en época de coronavirus, con tanta incertidumbre sanitaria.

  1. Revisa otros documentos cruciales: el recibo del IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles), certificado de estar libre de pagos con la comunidad de propietarios, certificados de deuda pendiente y de eficiencia energética e incluso, una nota simple del Registro de la Propiedad. Ésta última contiene muchos de los últimos datos resumidos en pocos folios.
  2. Despersonaliza la casa y arregla todos los desperfectos: retira elementos decorativos, imanes de la nevera o incluso, un excesivo color en las paredes. El objetivo es buscar la neutralidad, con el fin de que el hogar convenza a todo tipo de públicos. El color blanco será tu gran aliado. Otro consejo: retira fotos y enseres personales. Deja solo los muebles, limpia en profundidad y revisa por si hubiera pequeños desperfectos. Un rodapiés que se suelta, una humedad en el techo… pequeños detalles que pueden ser definitivos.

 

La escritura de compraventa, los impuestos y gastos varios

 

Una vez tengas claro que quieres vender el piso, deberás completar la escritura de compraventa, reflejando la identidad de las partes, el precio de la transacción y la señal (pago inicial, como símbolo de compromiso), si es que la hubiera. Aunque no resulta obligatorio, sí que es recomendable formalizar un contrato ante notario, previo a las escrituras. Después de ello, será necesario inscribir la casa en el Registro de la Propiedad para hacer constar el cambio de propiedad.

En cuanto a los impuestos, no se aplica el IVA y la operación conllevará varias obligaciones sobre el vendedor:

    1. La plusvalía municipal: grava el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana. Varía según cada municipio, ya que el Ayuntamiento es el responsable.
    2. El IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas): se aplica si la venta genera ganancias. Pueden existir exenciones al IRPF (totales o parciales) o demás descuentos.
    3. Pago al Registro de la Propiedad, a la tasación y a la gestión notarial: expertos que por realizar sus funciones, cobran determinadas comisiones.
    4. Las cargas: si existieran. Es importante que te cerciores de que no quedan cargos pendientes

Una vez que ya sabes los entresijos de la compraventa de pisos de segunda mano, entra en Housell y te resolveremos todas las dudas sobre el mercado inmobiliario. Llama al 902 622 160 y entrarás en contacto con nuestro equipo de expertos. ¡No te arrepentirás!

Artículos relacionados
Esta página utiliza cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información pulsando aquí
Cookies Funcional

Cookies Analítica

Cookies Publicidad
Configurar cookies