Legal
29.04.2021
¿Quieres saber cómo funciona un seguro de hogar? ¿Y qué incluyen sus coberturas? En este artículo podrás descubrir toda la información que necesitas.

Uno de los pasos más habituales a la hora de comprar un piso es contratar seguros para nuestra vivienda. El seguro de hogar es muy importante para poder afrontar los imprevistos con garantías. A todos nos puede ocurrir una gotera, una humedad en el techo, un pequeño accidente doméstico o un problema con los suministros. Lo importante es que podamos reaccionar y mantener nuestra seguridad sin problemas. Si quieres saber más sobre los seguros de hogar, entra en Housell.

Lo primero que debes saber es en qué consiste un seguro de hogar. Se trata de un contrato mediante el que cubres los daños causados en tu hogar y también a los bienes que se encuentran en ella. Además, también se cubren los imperfectos cubiertos a terceros, todo ello, dependiendo de la cobertura que hayas adquirido. A continuación profundizaremos sobre ello en los diferentes aspectos.

 

¿Para qué sirve y cómo funciona un seguro de hogar?

 

Los seguros funcionan con tres partidas diferentes, que funcionan de forma independiente: continente, contenido y responsabilidad civil:

  1. Continente: la obra civil, es decir, el piso sin muebles ni nada. Puede parecer fácil de definir, pero no es así. Cada compañía puede delimitar cómo definir este término, así que las valoraciones pueden ser diferentes.
  2. Contenido: los muebles, electrodoméstico o demás aparatos que haya dentro de la casa. También podrían incluirse la ropa, los objetos personales, utensilios, herramientas… En este apartado, las joyas o los objetos de valor pueden ser cubiertas siempre que se declaren como contenido.
  3. Por último, la responsabilidad civil cubre daños materiales y/o personales que se puedan producir por tus actos o personas bajo tu responsabilidad (tus hijos). Esto se suele aplicar en caso de accidentes y percances domésticos.

 

Tipos de seguro de hogar

 

En este sentido, podemos diferenciar tres tipos de seguros del hogar:

  1. Póliza de daños: la más básica y obligatoria por ley para conceder una hipoteca. Solo protege la estructura de la casa (continente). Si tu vivienda se destruye, la aseguradora afrontará la deuda pendiente con el banco. Las condiciones económicas o garantías varían en función de la compañía aseguradora.
  2. Póliza multirriesgo: cubre tanto el contenido como el continente. También se incluye la responsabilidad civil a terceros de forma básica, aunque algunas empresas amplían esto al familiar, laboral o mascotas. Normalmente, se cubren daños como los siguientes: incendio, daños por agua, daños eléctricos, por fenómenos atmosféricos, por robo, daños estéticos y un largo etcétera.
  3. Póliza de amortización de préstamo: no te asustes por el nombre, simplemente es un seguro de vida con vinculación a un préstamo (hipotecario o personal). En este sentido, se garantiza una cantidad igual a la deuda. Conforme pasan los años, el capital asegurado baja y se amortiza una parte del préstamo. En caso de fallecimiento o invalidez permanente, el objetivo en estos casos es que la familia haga frente al importe restante.

Salvo para un préstamo hipotecario, como hemos visto en el caso de la póliza de daños; contratar un seguro de edad no es obligatorio. Sin embargo, sí es muy recomendable contratarlo en otros casos, vista la gran cantidad de coberturas que agrupan y también la flexibilidad que suelen aportar. En cualquier caso, te aconsejamos que busques ayuda de expertos para encontrar la mejor opción.

A partir de aquí, ya conoces lo que es el seguro de hogar, sus tipos y las aplicaciones prácticas, puedes consultar en nuestro blog de Housell sobre todo lo que quieras.

 <  Anterior
Artículos relacionados
Esta página utiliza cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información pulsando aquí
Cookies Funcional

Cookies Analítica

Cookies Publicidad
Configurar cookies