Compraventa
Housell
25.02.2021
Infórmate sobre la propiedad vertical, qué es y qué obligaciones tiene. También te detallamos la ley de propiedad vertical.

En el mundo inmobiliario, existen dos tipos de regímenes de propiedad en un edificio: el vertical y el horizontal. El horizontal es el que se da en las comunidades de vecinos y se rige por la ley del mismo nombre. Ahora bien, el vertical funciona de otra forma y sigue otro ordenamiento jurídico. ¿Quieres conocer más acerca del concepto de propiedad vertical? Sigue leyendo nuestro blog y podrás conocerlo con mayor profundidad.

Lo primero que debes saber sobre la propiedad vertical es que este régimen ocurre cuando todos los inmuebles pertenecen a uno o a varios propietarios (sean personas físicas o jurídicas) sin que existan espacios compartidos como los que habría en una comunidad. Requiere que todos los departamentos de la finca urbana se destinen al alquiler. En este caso, suelen utilizarlo tanto los negocios profesionales, los almacenes industriales u otro tipo de locales). Aunque resulta menos frecuente, también se suele usar para arrendamientos residenciales.

 

Características del régimen de propiedad vertical

 

A continuación, te explicamos algunas reglas de funcionamiento del régimen de propiedad vertical:

  1. No existe una cuota a pagar, debido a que no existen elementos comunes. No tendría sentido por sí misma.
  2. Tampoco existe una normativa como la de la comunidad de propietarios, una forma exclusiva de la propiedad horizontal.
  3. Sus dueños tienen el deber de conservar el inmueble en buen estado y cumplir sus obligaciones fiscales y administrativas, como pueden ser el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), el vado (permiso para que no aparquen particulares delante de una lonja, edificio o local), la basura o el recibo de los servicios.
  4. El administrador de fincas colegiado puede encargarse de todos estos trámites, así como de gestionar los contratos de arrendamiento: inmuebles, seguimiento de las demandas judiciales, aumentos o prórrogas de los contratos con el inquilino, así como las posibles reparaciones que se produzcan en el seno del inmueble.

¿Qué ocurre si se intenta vender? Jurídicamente, debe ser tratado como una sola pieza, es decir, se vendería el edificio entero. Ahora bien, también existe la posibilidad de vender individualmente todas las parcelas. ¿Cómo se haría?

  1. En primer lugar, habría que calcular matemáticamente los coeficientes de participación de cada inmueble, con respecto al total. En segundo lugar, se trataría de crear la comunidad de vecinos. En anteriores post ya te hemos explicado su funcionamiento.

 

Algunos aspectos sobre la Ley de Propiedad Vertical

 

Usos de vivienda excluidos (Artículo 6): el uso de la vivienda que los porteros, guardas, asalariados, empleados y funcionarios tengan asignadas por razón del cargo que desempeñen o del servicio que preste; viviendas militares, aprovechamiento agrícola, pecuario o forestal; viviendas universitarias.

Plazos mínimos (Artículo 9): “La duración del arrendamiento será libremente pactada por las partes. Si ésta fuera inferior a cinco años, llegado el día del vencimiento del contrato, éste se prorrogará obligatoriamente por plazos anuales hasta que el arrendamiento alcance una duración mínima de cinco años”.

Artículo 10, prórroga del contrato: “Si llegada la fecha del vencimiento del contrato, una vez transcurridos como mínimo cinco años de duración de aquél, ninguna de las partes hubiese notificado a la otra al menos con un mes de antelación a aquella fecha, su voluntad de no renovarlo, el contrato se prorrogará obligatoriamente por plazos anuales hasta un máximo de tres años más, salvo que el arrendatario manifieste al arrendador con un mes de antelación a la fecha de terminación de cualquiera de las anualidades, su voluntad de no renovar el contrato”.

Artículo 11, desistimiento del contrato: “En arrendamientos de duración pactada superior a cinco años, podrá el arrendatario desistir del contrato siempre que el mismo hubiere durado al menos cinco años y dé el correspondiente preaviso al arrendador con una antelación mínima de dos meses. Las partes podrán pactar en el contrato que , para el caso de desistimiento, deba el arrendatario indemnizar al arrendador con una cantidad equivalente a una mensualidad de la renta en vigor por cada año del contrato que reste de cumplir. Los períodos de tiempo inferiores al año darán lugar a la parte proporcional de la indemnización”.

Una vez que conoces las características de la propiedad vertical, entra en Housell y conoce más elementos del mercado inmobiliario.

 <  Anterior
Siguiente  > 
Artículos relacionados
Esta página utiliza cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información pulsando aquí
Cookies Funcional

Cookies Analítica

Cookies Publicidad
Configurar cookies