Legal
Housell
11.02.2021
Aclaramos todas tus dudas acerca de los aspectos legales cuando hay una derrama en tu comunidad de vecinos.

Si estás en una comunidad de vecinos o eres fan de la serie ‘La que se avecina’, seguro que estás familiarizado con la palabra derrama. ¿Qué es esto? Bien, en las comunidades de vecinos se aprueban presupuestos anuales. Como bien indica esta palabra, supone una previsión de gastos que se pueden realizar en un periodo de tiempo (obras, reformas, pago de recibos etc ). La derrama se aplica cuando se producen gastos extraordinarios, no contemplados en este presupuesto. Si quieres conocer más y los aspectos legales sobre este término, sigue leyendo Housell.

Como te imaginarás, los gastos imprevistos no son bien recibidos por nadie. Una cosa es lo que nos gusta y otra lo que ocurre. La Ley de Propiedad Horizontal no especifica qué campos comprenden exactamente los gastos imprevistos. Sin embargo, te podemos adelantar cuáles suelen ser estos conceptos: reparación de tuberías, de fachadas, reparación o recambio del ascensor… Sin embargo, puede haber casos aplicados en mejoras que no sean urgentes o imprevistas.

 

Algunos detalles sobre las derramas en la comunidad de vecinos

 

La derrama de una comunidad debe aprobarse en Junta de propietarios. Los propietarios no deberán abonar ningún pago adicional al presupuesto que no se refleje en el acta de cada junta. Los pagos se pueden dividir en varias cuotas o constituirse en una única. Esta decisión deberá tomarse también en la mencionada reunión. Para aprobarse, será necesaria una mayoría de votos. Pero ojo, porque esta depende de la reforma que se quiera realizar y existen cuatro tipos:

  1. Mayoría por unanimidad: todas aquellas decisiones que requieren el 100 por cien de acuerdo. Es decir, si hay un solo vecino que se muestra en contra, la decisión cae por su propio peso.
  2. Mayoría por ⅗: requieren un 60 por ciento de aprobación. En este caso, se aplican para servicios o mejoras no esenciales para la seguridad o habitabilidad del edificio.
  3. Mayoría simple: en este caso, se aplican cuando se realicen obras para eliminar barreras arquitectónicas que dificulten el acceso o la movilidad de personas con discapacidad. Por ejemplo, la instalación de un ascensor o de una rampa magnética en el portal.
  4. Mayoría por ⅓: se aplicarán en los siguientes casos: la instalación de las infraestructuras comunes para el acceso a los servicios de telecomunicación, nuevas formas de energías renovables e infraestructuras necesarias para acceder a nuevos suministros energéticos colectivos, entre otras cosas.

 

¿Si acabo de comprar un piso y no me he enterado, debo pagar la derrama? ¿A cuánto asciende este importe?

 

En este caso, tendremos que apoyarnos en la Ley de Propiedad Horizontal (artículo 17.11), que nos indica que las derramas de comunidad son responsabilidad del propietario. Es decir, que el propietario está obligado a asumir dicho importe. Por ello, es recomendable cerciorarse de que el piso esté libre de cargas (pagos pendientes). En anteriores publicaciones ya te hemos dicho que es importante, sea para deudas, derramas u en otros aspectos. La ley no indica un máximo de importe a abonar, pero esta puede elevarse hasta suponer miles de euros, dependiendo también del tamaño de la comunidad.

Una vez se efectúe el pago de esta cantidad, los propietarios tendrán que decidir qué hacer con el sobrante, en caso de que así exista. Lo más habitual es que ese dinero se quede como remanente en las arcas de la comunidad, pero también pueden repartirse entre todos los propietarios, si es que así se ha previsto.

 

¿Qué ocurre en caso de impago de una derrama de comunidad?

 

Los propietarios que no satisfagan los importes de la derrama de una comunidad pasarán a formar parte de la lista de morosos, perdiendo derechos fundamentales, como el voto en la junta de propietarios. Si el implicado persiste en su deuda, la comunidad podría poner en marcha un procedimiento monitorio. A grandes rasgos, esto supondría un trámite judicial entre el deudor y la comunidad. Si el deudor gana, se cancela su deuda. Si pierde, deberá afrontar el pago de los costes del proceso (abogados, procuradores) más la deuda. Si el pago no se produce, la justicia podría tomar medidas como el embargo de los bienes.

En algunos casos, el propietario no está obligado a pagar la derrama:

  1. Si el fin de las mejoras no es la conservación, seguridad y accesibilidad del edificio y el pago excede las tres mensualidades de gastos comunes, entonces el propietario no está obligado a pagar dicha derrama, siempre que hayan votado en contra. Sin embargo, para hacer uso de estas mejoras más adelante, sí que deberán satisfacerla.
  2. En el caso de la instalación de telecomunicaciones y energías renovables, que requieren solamente una mayoría de un tercio; los disidentes podrán negarse. Sin embargo, si desean usar dichos servicios sí deberán abonar la cuota más adelante.
  3. Cuando un acuerdo sea impugnable.

Ahora que ya sabes los detalles y aspectos legales acerca de las derramas en una comunidad, entra en el blog de Housell y obtén más detalles del mercado inmobiliario.

 <  Anterior
Siguiente  > 
Artículos relacionados
Esta página utiliza cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información pulsando aquí
Cookies Funcional

Cookies Analítica

Cookies Publicidad
Configurar cookies