14.11.2018
Housell
Descubre cómo elegir el mejor precio de venta de una casa, cómo revalorizarla y vender a un precio justo.

Uno de los retos cuando vamos a vender nuestra casa es elegir precio el de venta. Y más después de la caída de los precios de los últimos años, que en algunos casos ha llegado hasta el 50%. También hemos de afrontar problemas añadidos, como haber comprado por un precio superior al valor actual de la casa.

¿Cómo elegir, entonces, el precio de nuestra vivienda?

No es tarea fácil, pero si queremos vender rápido es mejor no poner un precio muy elevado. Esto es más importante aún en barrios con mucha oferta de viviendas similares a la nuestra.

Consejos para elegir el precio de venta de una casa

Antes de decidir el precio de venta de una casa tendremos que tener en cuenta todos estos factores:

  1. El valor de mercado.
  2. El estado de la vivienda desde un punto de vista objetivo.
  3. La percepción subjetiva del estado de la vivienda.
  4. La zona y la ubicación de la vivienda.

 

1. ¿Cómo influye el valor de mercado para elegir el precio de venta de una casa?

El primer paso para elegir el precio de tu casa es validar el valor real de mercado por m2. O lo que es lo mismo, comparar el precio por el que quieres vender tu vivienda y el precio que los compradores van a pagar.

Hay que tener en cuenta:

  • La oferta y la demanda de la zona. Si hay mucha demanda y poca oferta, el precio sube.
  • El precio de casas similares en venta en la misma zona.
  • El precio por el que se están vendiendo realmente esas casa (si los vendedores han tenido que bajar el precio…), etc.

Mediante estos factores, sabremos el espectro con el que podremos valorar el m2 de nuestra casa.  

2. ¿Cómo afecta el estado objetivo de una vivienda a su precio de venta?

El estado objetivo de la vivienda es un factor clave a la hora de decidir el precio de venta de una casa.

Dos casas parecidas en un mismo barrio y con la misma antigüedad no tendrán el mismo valor si una necesita reforma y otro no. Hay que pensar que el comprador estará dispuesto a pagar menos si tiene que hacer una reforma.

Por orden de importancia, tendremos que prestar especial atención al estado de:

  1. La cocina.
  2. Los baños.
  3. La habitación principal.
  4. El resto de habitaciones.
  5. La grifería.
  6. El jardín (si la casa cuenta con él).
  7. El suelo.
  8. La iluminación.
  9. Las paredes.
  10. Los muebles (si vendemos la casa amueblada).

Es importante saber que una pequeña reforma puede revalorizar el precio de la casa en más de un 15%. Plantearse “arreglar” la casa para venderla mejor es una tendencia en auge en el mercado inmobiliario.  

3. ¿Cómo afecta la percepción subjetiva de una casa a su precio de venta?

La percepción subjetiva es tan importante como la objetiva. Cuando un potencial comprador entra en tu casa tarda menos de dos minutos en decidir si le gusta. Y generalmente lo hace bajo parámetros emocionales.

La iluminación, la decoración, los elementos personales, la limpieza, el orden, los detalles… estos factores se quedan grabados en la retina del visitante. Si un futuro comprador entra en tu casa y se la encuentra sucia y desordenada será mucho más difícil que se imagine viviendo allí.

Una forma sencilla de mejorar la percepción subjetiva que se tiene  de una casa es recurrir a la técnica home staging. Se trata de una serie de estrategias para acelerar la venta y aumentar el precio mejorando la apariencia de la casa.  

4. Efectos de la zona y ubicación de una vivienda a su precio

Aquí tenemos muchos elementos que analizar. Por ejemplo, si los futuros compradores tienen niños pequeños, les interesará que haya zonas verdes, parques, zonas infantiles, hospitales, colegios, etc. Si hablamos de una vivienda vacacional, la distancia a la playa o las zonas de ocio serán los elementos a tener en cuenta.

Generalmente, los factores que aumentan el precio de una casa según la zona y ubicación son que:

  • Haya hospitales y centros de salud cerca.
  • Existan escuelas o institutos en las inmediaciones.
  • Esté rodeada de zonas verdes.
  • Las calles estén bien iluminadas.
  • No haya conflictos ni criminalidad en la zona.
  • Esté bien comunicada (transporte público, buenas carreteras, etc.)
  • Esté ubicada en el centro o en un barrio de calidad.
  • Tenga una buena orientación respecto al sol y las vistas.
  • Disponga de supermercados, ferreterías y otros locales cerca.

Por el contrario, aparte de no contar con los elementos mencionados, el precio de venta baja si la casa:

  • No tiene buena conexión de Internet.
  • Tiene una carretera concurrida cerca.
  • Sufre de mucha contaminación (lumínica, acústica o medioambiental).

¿Cómo realizar una valoración de la casa y poner un precio justo?

Ahora existen muchas herramientas online que nos permiten averiguar el precio de mercado de nuestra vivienda. No debemos desaprovechar esta oportunidad.

Por ejemplo, en Housell puedes hacer una valoración gratuita de tu casa. Sin compromiso y sin tener que registrarte.

Valora tu vivienda gratis y sin compromiso

La herramienta analiza los datos que introduzcas de ella y te ofrece:

  • El valor de venta mínimo y máximo de la zona.
  • Si prefieres alquilar, el precio de arrendamiento.
  • El precio de venta de las viviendas similares en tu zona.

Puedes ver un ejemplo de tasación en esta imagen:



Como hemos comentado, poner un precio justo para vender una casa no es fácil. No obstante, si tenemos en cuenta los factores mencionados podremos hacer una estimación. Por  ejemplo, si tu casa está en buen estado (objetivo y subjetivo) y en una buena zona, podremos aspirar al precio máximo por m2 de la zona.

Finalmente, debemos saber que el precio suele negociarse (entre un% 5 hasta un 15%). Por lo tanto, es mejor no pasarse con el precio inicial para que las negociaciones no afecten mucho al precio final.

Artículos relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más informaciónpulsando aquí