Legal
Housell
15.02.2021
¿No sabes cómo se calculan los intereses de una hipoteca y no quieres llevarte un disgusto ni sentirte estafado?

La hipoteca es uno de los productos financieros más habituales. Por suerte o por desgracia, casi todos nos tendremos que enfrentar a una o varias a lo largo de nuestras vidas. Este préstamo tiene su ‘propina’ en forma de intereses. Si el valor del piso asciende, por ejemplo, a 120.000 euros, los intereses siempre aumentarán su precio. Su cálculo depende de varios factores, como podrás comprobar si sigues leyendo el siguiente post.

¿Cómo se calculan los intereses de una hipoteca? Lo primero que tienes que saber es que existen tres tipos de hipotecas, diferenciadas por la forma del tipo de interés: fijo, variable o mixto. Dependiendo del tipo de hipoteca que firmemos, variará el tipo de interés. Como veremos a continuación, el euribor tiene mucho que ver en toda esta cuenta. Veamos ahora cómo influye, tanto si es una hipoteca fija como una variable.

El cálculo de una cuota siempre se divide en dos partes: la destinada a amortizar todo el préstamo y otra dedicada a pagar los intereses de la hipoteca, obtenida a partir de la cantidad que queda pendiente de pago. A continuación, veremos ejemplos de su cálculo, dependiendo del tipo de hipoteca que hayas contratado.

 

¿Cómo calcular el interés de una hipoteca fija?

 

En este caso, la cuota de la hipoteca será siempre la misma a lo largo de todo el tiempo. Si tenemos una hipoteca de tipo fijo al 2% de 200.000 euros a 25 años. En este caso, la cuota mensual ascendería a 1.011,77 euros/mes. La cuota será siempre igual, pero los intereses de la hipoteca al principio serán más elevados y después irá disminuyendo hasta que termine el pago. Para calcular el tipo de interés necesario tendremos que hacer un cálculo especial:

Cantidad pendiente amortización x tipo de interés/12:

  1. Cálculo de la primera cuota: 200.000x0,02/12= 333,33 euros de interés.
  2. Cálculo de la segunda cuota: 198.988,23x0,02/12= 331,65 euros de interés.
  3. Cálculo de la tercera cuota: 197.976,46x0,02/12= 329,96 euros de interés.

Así hasta 300 cuotas.

Lógicamente, a partir de este cálculo, con una sencilla resta sabemos obtener la cuota de amortización en 678,44 euros en el primer plazo. En el caso del segundo, ascendería a 680,12 euros, mientras que en la tercera, hablaríamos de 681,73 euros.

 

¿Cómo se calcula con intereses una hipoteca de tipo variable?

 

En el caso de una hipoteca variable, el euribor es el que determina la evolución de dicha mensualidad. Esto es, el indicador europeo de referencia para calcular el tipo del dinero. ¿Recuerdas cuando esta palabra siempre estaba por todos lados? Sí, fue en los peores años de la crisis económica allá por 2011 y 2012. La tasa superó el 5% y tuvo un gran impacto sobre el precio de las hipotecas. En la actualidad, la tasa ha bajado incluso a terrenos negativos, abaratando mucho las hipotecas. Ahora mismo, es un buen momento para firmar hipotecas variables, si bien los bancos tienen sus estrategias, como la cláusula suelo o la cláusula techo.

La forma de calcularla es la misma. Sin embargo, la tasa de interés cambiará en función del euríbor, así que tendremos que ir con cuidado. En el caso de que la hipoteca sea variable, los cálculos se adaptarán en función de las condiciones. Es habitual que el primero o el segundo año las condiciones sean fijas, pasando a ser variables a partir de entonces con una revisión anual o semestral. El interés a pagar dependerá de cómo esté el euríbor en el momento de la revisión.

 

El cuadro de amortización y la amortización anticipada

 

Si no quieres sacar la calculadora, puedes obtener el cuadro de amortización en tu entidad bancaria. Es lo mismo que hemos calculado antes, pero de forma más directa. También debes valorar la capacidad de la amortización anticipada. Supone una fórmula donde el hipotecado adelanta una parte del préstamo por adelantado. Por consiguiente, se reduce su deuda y tendrás dos opciones:

  1. Puedes reducir el plazo: en ese caso, acabarás de pagar la hipoteca antes y lógicamente, al aplicarse sobre menos capital, afrontarás el pago de menos intereses.
  2. Puedes reducir la cuota, aunque el plazo de la hipoteca sea el mismo.

Ahora que ya conoces cómo calcular los intereses de una hipoteca, entra en el blog de Housell y conoce más aspectos del mercado inmobiliario. O puedes acceder a nuestra herramienta de calculadora de hipotecas y encuentra la que mejor se adapta a tus necesidades.

 <  Anterior
Siguiente  > 
Artículos relacionados
Esta página utiliza cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información pulsando aquí
Cookies Funcional

Cookies Analítica

Cookies Publicidad
Configurar cookies