25.09.2019
¿Vas a vender tu casa pero no puedes realizar el trámite? Te contamos cómo hacer el poder para venderla sin problemas.

En condiciones normales, las operaciones de compraventa se realizan por los particulares de forma personal. Sin embargo, existen ocasiones donde esto no se puede llevar a cabo, ya que puede ocurrir que estés en el extranjero o que no puedas asistir por una cuestión o imprevisto determinado. ¿Te sientes abrumado? No te preocupes, ya que tienes más posibles vías.

Imagina que vives en Londres y quieres vender tu casa de Madrid. No puedes acudir por diversas circunstancias pero, a pesar de todo, quieres seguir adelante con la venta. Ningún problema, porque la ley posibilita designar a otra persona que ejecute esta venta en tu nombre y representación. Este trámite se formaliza mediante un documento especial firmado ante notario, llamado mandato o poder notarial.

¿En qué consiste el poder para vender una casa?

Se trata de un contrato por el cual el mandatario (receptor del poder) es obligado a ejecutar por petición del mandante (emisor del poder) la venta que éste último le ha encargado. El permiso solamente autoriza al mandatario a realizar lo que está escrito. Debes evitar sobrepasar estos límites, ya que podría entenderse como un abuso de poder, nunca mejor dicho.

Por regla general, aún pudiéndose dar un acuerdo extraoficial y personal entre las dos partes sin necesidad de acudir a un notario, ese acuerdo no tendrá ningún tipo de validez legal si no es firmado por un agente notarial que autorice ese poder. ¿Tiene sentido, verdad?

¿Dónde se hace el poder notarial?

El poder notarial se realiza, efectivamente, ante notario. Verás, cuando hablamos de mandatos, las normas diferencian entre dos tipos de ellos:

  • General: abarca una visión global y se regula según lo establecido en el artículo 2156 del Código Civil. Debe otorgarse en escritura pública o bien carta firmada ante dos testigos. También se exige que estén ratificadas las firmas del otorgante y testigos, bien ante notario, ante un juez, o en su caso, ante la autoridad administrativa correspondiente.
  • Especial: comprende varios aspectos o negocios, que deben estar determinados.

Cuando quieras vender una vivienda mediante un poder, deberás acogerte al mandato general y a sus condiciones mencionadas anteriormente. Te recomendamos que lo presentes en forma de escritura pública ante notario. La función de éste será redactar el mandato, siempre de acuerdo a la ley. De esta forma, constatará la voluntad de las partes y una vez comprobado, dará luz a la operación. Ojo, no te descuides, ya que podría incluir cláusulas para delimitar el poder: por ejemplo, la vivienda implicada.

Consejos para que actúes con seguridad

  • Previsión: trata de anticiparte a los posibles imprevistos. Intenta cerciorarte de que el notario revise el poder con antelación. De esa forma, si hay errores, habrá tiempo para subsanarlos.
  • Verificación: revisa si el poder ha sido otorgado, el nombre del mandatario es correcto y los términos se ajustan a lo acordado.
  • Vigila que el mandante siga vivo: lo normal es que el mandato llegue a su fin si fallece cualquiera de las partes intervinientes. Sin embargo, esto es actualmente un tema de debate en la justicia española. Puedes tener la suerte de que la justicia te dé la razón, pero no sin antes un largo proceso judicial que te puede hacer perder mucho tiempo y dinero.
  • Toma conciencia acerca de las excepciones: hay más causas por la que puede finalizar el contrato. Pregunta al notario, aclara tus dudas. Quizá te resulte un poco aburrido, pero a la larga, te acabará alargando disgustos.

Si estás pensando en vender tu casa, en Housell te ayudamos. Llamanos gratis al 900 622 162 y te daremos más información.

Artículos relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más informaciónpulsando aquí