18.02.2019
Housell
Hacer una mudanza puede parecer todo un reto, pero con estos consejos será pan comido. Te enseñamos cómo hacerlo más rápido y fácil que nunca.

Cambiar de casa siempre suena divertido e inspirador. El olor a nuevo, los proyectos que llegan o todos los espacios que decorar son un motor para las ganas de volver a empezar. Pero lo cierto es que, cuando nos ponemos manos a la obra, la cosa puede cambiar. Por eso, en el artículo de hoy te contamos cómo hacer una mudanza fácil lo más rápido posible:

  1. Planifica la mudanza.
  2. Separa lo que quieres y lo que no.
  3. Deshazte de lo que no quieras.
  4. Organiza las cosas por categorías.
  5. Establece un orden para empaquetar y desempaquetar.

1. ¿Cómo planificar una mudanza?

Nunca somos conscientes de todas las cosas que tenemos hasta que llega la hora de empaquetar todas nuestras pertenencias. ¡No te agobies! Antes de empezar a hacer una mudanza, hay que planificar.

  1. Establece unos días clave para hacer la mudanza. Si piensas que tardarás 2 días, dedícale 3 ya que es mejor que sobre tiempo a que falte. Si, por tus obligaciones, no puedes hacer la mudanza en días consecutivos, establece un horario concreto cada día para dedicarle un poco de tiempo.
  2. Divide ese tiempo en cuatro fases:
    • Sacar todas las cosas de su sitio.
    • Organizar y empaquetar.
    • Trasladar.
    • Colocar.
  3. Haz una lista de los espacios que hay en tu casa y los que habrá en la nueva y un inventario de dónde están todas las cosas ahora y a dónde irán en la nueva casa.
  4. Consigue los materiales: muchas cajas de todos los tamaños posibles, tijeras o cúter, cinta adhesiva, etiquetas de colores, rotuladores gruesos, bolígrafos y una libreta grande (para hacer el inventario).

Ahora que ya tienes tu plan de mudanza en marcha y los materiales, toca ponerse manos a la obra.

2. ¿Cómo separar lo que quieres y lo que no en una mudanza?

En la primera fase de la mudanza debes sacar todas las cosas de su sitio y amontonarlas por categorías en un sitio en el que puedas verlas bien. Esto te servirá para ser consciente de la cantidad de cosas que tienes.

Es normal ir acumulando objetos a lo largo de los años y olvidarnos de ellos. Este es un buen momento para separar lo que queremos, lo que necesitamos y lo que no. Para ello Marie Kondo, gurú del orden, propone su método Konmari:

  • Coge el objeto, por ejemplo, una camiseta.
  • Cierra los ojos y dedícale un momento para pensar qué te hace sentir.
  • Si sientes un "clic" de emociones positivas, quédatelo.
  • Si no sientes nada, dale las gracias por haberte sido útil y descártalo.
  • Repite el proceso con cada objeto.

En el caso de que un objeto no te haga sentir nada pero sea imprescindible, puedes guardarlo sin problema. Por el contrario, si acumulas demasiadas cosas que no sirven para nada pero te hacen sentir bien, será mejor que subas el listón y solo guardes aquello que de verdad importa.

El secreto está en encontrar el equilibrio entre tus emociones y la utilidad que tiene cada cosa.

3. ¿Qué hacer con las cosas que no queremos en una mudanza?

Hay varias opciones para deshacerte de las cosas que no quieres al hacer una mudanza:

  • Puedes contribuir con ellas a una buena causa: dónalas o regálalas a alguna asociación que vele por los más desfavorecidos. ¿Para qué tirar las cosas cuando pueden servirle a otras personas?
  • Utiliza plataformas de venta online como Wallapop y véndelas.
  • Si no queda más remedio que tirar algunas cosas, acude a un punto limpio para reciclar todo lo que sea posible.

4. ¿Cómo organizar las cosas en una mudanza?

En una mudanza debes empaquetar las cosas siguiendo un orden: no cometas el error de empaquetar al "tun tun". Para ello te aconsejamos que sigas el siguiente proceso:

  • Mientras separas lo que quieres y lo que no, ten a mano dos cajas, una para las cosas que sí, y otra para las que no.
  • Utiliza una etiqueta de un color específico para indicar a qué parte de la casa pertenece esa caja. Por ejemplo, rojo para la cocina, verde para las habitaciones, etc. y mete un solo tipo de cosas por cada caja. En la etiqueta escribe con un rotulador grueso y en mayúsculas el contenido de la caja. Así será muy fácil de identificar cuando quieras buscar algo.
  • Si hay muchas cosas y necesitas más de una caja para el mismo tipo de objetos, numéralos.
  • A la vez que guardas cada objeto, anótalo en el inventario. Por ejemplo: "Habitación 1, Zapatos 2, deportivas blancas con rayas negras".

4. Categorías para organizar las cosas en una mudanza

Las categorías en las que colocar las cosas en una mudanza pueden ser muchas más o muchas menos, pero nosotros te recomendamos las siguientes:

  • Cocina: es mejor separar en cajas pequeñas y agrupar las cosas por su tamaño y tipo de uso.
    • Cubertería.
    • Utensilios.
    • Vasos y recipientes.
    • Platos.
    • Sartenes y cazuelas.
    • Especias y alimentos imperecederos.
    • Elementos decorativos.
    • Pequeños electrodomésticos.
    • Miscelánea.
  • Comedor: se recomienda usar cajas grandes y papel de periódico para separar y proteger.
    • Libros y revistas.
    • Discos, videojuegos, etc.
    • Figuras y jarrones.
    • Cuadros, fotografías y pósters.
    • Vajilla.
    • Cubertería.
    • Aparatos y pequeños electrodomésticos.
    • Cables (dobla bien cada cable y etiquétalo).
    • Miscelánea.
  • Baño: prepara un neceser aparte para guardar lo imprescindible.
    • Artilugios de aseo no imprescindibles.
    • Maquillaje.
    • Recipientes y elementos decorativos.
    • Medicamentos y botiquín.
    • Miscelánea.
  • Habitaciones: no olvides llevar el cargador siempre contigo y dejar al menos un juego de cama disponible por si acaso.
    • Ropa (cada tipo de vestuario debería llevar su propia categoría: ej. "chaquetas", "camisetas", etc.).
    • Libros y revistas.
    • Discos y videojuegos.
    • Elementos decorativos.
    • Útiles de escritorio.
    • Aparatos y pequeños electrodomésticos.
    • Cables.
    • Miscelánea.
  • Otros: existen elementos del hogar que no se pueden generalizar a una estancia de las mencionadas.
    • Artilugios de jardín.
    • Cosas del garaje.
    • Artículos de limpieza.
    • Ropa de cama y cojines.
    • Toallas y trapos.
    • Cortinas.
    • Alfombras.
    • Iluminación.
    • Pequeño y gran mobiliario.
    • Grandes electrodomésticos.

Siguiendo este orden, tendrás todo bajo control. Además, Marie Kondo recomienda dejar una caja más para guardar lo especialmente valioso emocionalmente.

5. ¿En qué orden guardar y sacar las cosas de una mudanza?

A la organización previa hay que añadir una sencilla norma: lo esencial se empaqueta al final. Vajilla, utensilios de higiene personal, sábanas, cargadores, etc. Así, todo lo que utilizas a diario lo tendrás a mano.

Otra norma fundamental es que, una vez tengas todo bien empaquetado, debes hacer el traslado por tamaños. Los objetos más grandes primero (muebles y electrodomésticos). Lo ideal es que los envuelvas en papel de burbuja para evitar posibles golpes o arañazos. De este modo, al dejarlos en la nueva casa, será fácil colocarlos. A su vez, intenta transportar todas las cajas de la misma habitación a la vez y depositarlas directamente en su futura habitación.

Si contratas un servicio de transporte para hacer la mudanza, prioriza los objetos de gran tamaño y utiliza tu propio coche para transportar los objetos más pequeños.

¡Así de fácil! Sigue estos consejos y olvídate de las mudanzas interminables. O si prefieres mudarte a una casa ya amueblada, en Housell tenemos una amplia oferta con el asesoramiento personalizado de los mejores profesionales ¡Llama al 900 622 160 e infórmate!

Artículos relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más informaciónpulsando aquí